Logo Loading
Cuidado de silla de ruedas

¿Qué cuidados necesita una silla de ruedas y con qué frecuencia?

Es mejor prevenir que lamentar. Si tu permites estas simples tareas para más tarde, lo que conseguirás es empeorar tu situación, cuando la podías a ver solucionado. Aquí te enseñamos los primeros pasos que deberás seguir: siempre que vayas a limpiar alguna zona de la silla, Utiliza un trapo húmedo, no deberá estar mojado, Verifique que los tornillos estén justo, la gran parte de las sillas cuentan con su kit de herramientas, así que no deberás tener ninguna dificultad.

Cada semana

  • Con un pañuelo, Limpie el polvo y la suciedad de la estructura y de los ejes de las ruedas, especialmente las delanteras porque es donde se acumulan más residuos. También debes realizar una limpieza de la estructura.
  • Aplica aceite en los ejes y las partes móviles.
  • Limpia precavidamente las partes que se puedan retirar y los huecos donde se introducen.
  • Comprueba el nivel de aire de las ruedas neumáticas y verifique que sus frenos estén en el mejor estado.
  • Verifique el cojín y el respaldo.

Cada tres meses

  • Limpia los alrededores de las ruedas con un pañuelo y con tus dedos pásalos como si fuera una guitarra, para comprobar su firmeza.
  • Mire detalladamente el giro de las ruedas y verifique si alguna tiene un movimiento extraño.
  • Observe el estado de sus ruedas: verifique la presión, cubierta, cámara, y profundidad del dibujo, etc.
  • Asegure que las ruedas del antivuelco están en buenas condiciones.
  • Si la silla se despliega, ciérrala completamente para ver si tiene roces o ruidos extraños.
  • Verifique su desgaste y los ajustes de los elementos de sujeción.
  • Verifique si la tela de su asiento cuenta con desgaste y el respaldo para evitar úlceras.
  • Verifique que sus ejes de extracción funcionen debidamente y aceite como precaución.

Cada 6 meses

  • Su reposabrazos debe de ser capaz de adoptarse a todas sus alturas, de la misma forma comprueba también los reposapiés.
  • Verifica el estado del antivuelco.
  • Cheque que el estado de la pintura este en óptimas condiciones, sobre todo en las juntas, para evitar la corrosión.
  • Verifique que el armazón este en buenas condiciones y busque grietas. Si llegas a hallar alguna, no te espantes, gran parte de ellas se suelen soldar para que no tengas complicaciones.
  • Engrase con aceite o grasa los rodamientos y los ejes para evitar la oxidación.
  • Verifica el cuadro, dale una última revisada y comprueba que no haya nada suelto ni dañado.
  • También debes comprobar las crucetas, sobre todo si la silla no se suele plegar, debemos ver que funcionan perfectamente.

Cada Año

Esta revisión se recomienda realizar bajo supervisión especializada. Ellos se asegurarán y dejarán tu silla de ruedas en perfectas condiciones.

  • Para empezar, Lo primero a realizar es comprobara la silla pre-conducción, esto quiere decir, con la silla en uso.
  • Se verificará la silla con determinación, se verificarán las partes dobladas y también que no hallan partes desoldadas.
  • Se examinará la presión de las ruedas. Así también el ajuste de la estructura y las llantas de giro delanteras.
  • En en la revisión anual se verifica el desgaste en la estructura, en horquillas y en ruedas. Se corregirán las holguras de las horquillas.
  • Realizarán una limpieza de los rodamientos y los ejes. También los lubricarán para evitar su oxidación.
  • Se deberán de encargar toda la tela de la silla y el respaldo, comprobarán que no haya rotura ni estén cedidos.
  • Se verificará la silla sentándose en ella y viendo que funciona correctamente. Esta prueba se realiza con una persona con peso y postura similar a la del usuario que usa la silla.
  • Corregirán las holguras de los apoyabrazos, de los tapizados, de los reposapiés y de los tubos del respaldo.
  • El siguiente paso a realizar por los técnicos es la conducción de la silla. La conducirán en llano en velocidad alta y en velocidad baja de la silla, así como con pesos diferentes.
  • Por último, comprobarán si todo está correcto en tu silla.

Prohibiciones

Antes que nada, te vamos a contar lo que NO hay que hacer. Primero que nada, te contaremos lo, que NO deberás hacer. No deberás permitir que tu silla se moje ya que es enemigo del agua, Si alguna de las partes que se ha mojado no se seca correctamente, se deteriorará rápidamente, lo que puede provocarle daños severos a tu silla. Por eso siempre se te recomienda que nunca mojes la silla en abundancia (por ejemplo, cuando salgas de bañarte nunca te sientes en ella, hasta haberte secado), nunca uses agua con presión (no limpiar con una manguera, por ejemplo). Debes tener especial cuidado con el agua salada, ya que es muy corrosiva. Lo que SÍ puedes hacer es: cada vez que vayas a limpiarla, hazlo con un pañuelo húmedo, nunca mojado.

Deja un comentario